martes, 24 de noviembre de 2009

Nº9 El hado

El hado, mas terco y sabio que la montonera de calcio que impulsa la marcha del hombre, muestra sus carencias a través de la jaula oculta de los simios.Como el glande del hastío, que desenvaina y oxigena la testa por donde afloran los delirios mientras rasga, al compás del tiempo, la vulva incandescente de las horas.Al ritmo cárdeno del vino, de los ojos que lamen las caderas de un pedazo de poema descompuesto en el tablero irresoluto de un cuaderno; de cirros de “maría” que surcan la estepa de la historia hasta exhalar los clavos del mito bocanada a bocanada.Hay una lengua que teje su guarida a la luz de una lámpara de mesa, una araña que urde recuerdos sobre el polvo apilado en la joroba de las vigas, también un terrón de tristeza disuelto en el vapor de trece estrofas con insomnio.Mientras, ahí fuera, al otro lado del rincón de las palabras, a la umbría del marco que escupen las ventanas, trituradores de oxigeno encintan la cara ovalada de un rectángulo con la banda en meta de un trayecto imaginario.Agazapada a suburbios por donde cae la lluvia de cientos de estaciones, se muestra verticalmente húmeda, como el renglón que traza el peso del estallido y la venganza.Todo un tumulto de sucesos, que besan con el filo que no entiende de carencias los carrillos que nos muestra la pulsión de la esperanza.No hurgan sobre el fresco insaciable que brota a impulsos de la piel incandescente en las esquinas descuidadas de las plazas…La sal del asfalto, como ansiando calcar la empuñadura del estoque, oscila entre los cauces sudorosos que manan, a golpe de martillo, sobre estas manos sedientas de triunfos.La herrumbre de balcones germina en el huerto de antebrazos sangrantes de existencia; también se licua entre descargas el vaho que golpea los espejos mientras aguardan babeantes los sepulcros…Hacinado tras cubículos de arena, donde se posa el silencio para orar todo tipo de sermones, emulando al hocico del caballo que rehabilita las llanuras, trata el hombre de impulsarse hacia la estela del vacío; diseccionado en mil pedazos, encolado al adhesivo de su aturdida y estúpida conciencia, inventando menesteres para así justificar la brevedad de su escuálido destino.A los pies de ese perfume masticado por unos, contrario a perforar la cavidad que tritura con sarcasmo el oxigeno del resto.A la sombra de cornisas que pintan sus pupilas con el paso polvoriento de bandadas…Carentes de fruta, los labios que engullen el dorso del que circula cien metros por delante, narran conferencias; mientras, arcones empachados de ceniza (junto a la crisis cardiovascular de sus bisagras), permiten a los muertos con capucha partir hacia otra parte…

Yo si que me he quedado helado

No hay comentarios:

Publicar un comentario